En la actualidad, muchas actividades de tiempo libre tienden a ser simplemente pasatiempos, en los cuales la persona participa sólo pasivamente, se convierten así en actividades de consumo. De esa manera se pierde su contenido recreativo - educativo, no perduran en el tiempo y no permiten el desarrollo de la persona. Cuando hablamos de recreación en el contexto educativo, estamos hablando de una educación para el tiempo libre, de una transferencia de las vivencias al propio uso del tiempo y, por tanto, de una actividad educativa de gran responsabilidad para el que la coordina.